Inicio ingeniería y maquinaria Bienes Raíces desarrollo humano Tecnologías de Información Síguenos en Facebook
  Inicio       Estaciones de radio en tu negocio Heliopsis de Vida revista revista contáctanos  
Apache 39
José Manuel Guerrero Padilla

Contra Escila y Caribdis - Twoning

José Manuel Guerrero Padilla

revista@apache39.com
Regresar a Revista
Ver otros artículos de esta columna

"El camino, la verdad y la vida JUAN 14:6"

"El camino, la verdad y la vida JUAN 14:6"

Recibí un video en plena cena de noche buena. Era mi niño con el regalo que había recibido de “Santa Claus”. Aún no eran las doce de la noche y ya iba de regreso a mi casa. La cena fue agradable, pero éramos pocos sentados en el comedor de mamá y al parecer todos estábamos un tanto cansados.

Se iba ya un día especial que me hubiera gustado vivir de manera distinta.

Hace meses que comenzó lo que para mí viene a ser la temporada más bonita del año, el otoño. Con la más grata naturalidad, en cuanto se inicia el periodo, mi ánimo sufre una transformación positiva. Pero en esta ocasión comencé a cuestionar esos brillos que solían inundar mi estado de ánimo.

La navidad estaba en puerta y la fecha me parece tan extraña como nosotros mismos lo somos. Se fijó con un propósito que hoy día, en gran medida, se ha perdido o desvirtuado; el nacimiento de Jesús. Nadie sabe, al parecer, cuándo fue que el hombre más extraordinario y maravilloso del que yo haya podido tener conocimiento llegó al planeta. Pero se decidió, en el mundo cristiano primitivo, que se festejara el día en que se celebraba al sol, que salía victorioso de los largos días de sombra del otoño. Quisiera entender cómo fue que con el paso del tiempo un anciano regordete y vestido de rojo se coló en la escena y robó tanto protagonismo. Pero este año, como en los demás, sentí que no tenía más remedio; había que aceptar a regañadientes al anciano regordete, pues todavía mi más pequeño guardaba la esperanza de que el señor de rojo lo visitara.

Pero hay algo que, a pesar de nuestras extrañas formas de entender las cosas, queda de positivo en todo esto. Las personas salimos a las calles con deseos, con un entusiasmo mayor al mostrado normalmente. Se perciben esas emociones, puedes incluso respirarlas y llenarte un poco de ellas, sabiendo no obstante, que después las cosas volverán a sus causes habituales. Entonces, como si fuese magia, la ilusión y hasta el dinero se esfuman en cuestión de pocos días. El espíritu “navideño”, los buenos deseos y los abrazos vuelven a su estado distante de todos los días.

No sería la primera navidad que dormiría antes de media noche, pero sabía y sentía que algo importante me faltaba, que la fecha se terminaba y se llevaba consigo una parte mía que no había vivido. Yo también adolecía, y la temporada, de la cual absorbía un poco de alivio, no tardaría en despedirse.

Así nos pasará a muchos… Los festejos de esta época nos abandonarán y habrá, entonces, que buscar otras formas de absorber esas dosis de vida de las que solemos alimentarnos. Ya la navidad entrante quedará lejos, pero entonces tendremos los fines de semana a tan solo cinco días de distancia… o las vacaciones de semana santa, o algún campeonato de futbol, o cualquier cosa que excite nuestro entusiasmo por vivir.

Me fui a cobijar dándome cuenta que en innumerables ocasiones uno vive necesitado. Uno necesita absorber pequeñas dosis de vida para aliviar los estragos del diario vivir. La gente necesita su dosis de atención, de halagos, de cariño, de regalos, de objetos, de dinero, de fiesta, de eventos, de parrandas, de sexo, de alcohol o de drogas, que te hagan la ilusión de conexión con la vida. ¿Por qué? Quizá porque si no lo hiciéramos nos volveríamos dementes. Porque vivimos en un mundo lleno de locuras. Porque al mismo tiempo que unos nos abrazamos y nos deseamos cosas buenas, en otros puntos del planeta hay quienes se matan y se descuartizan entre sí. Porque el poder está repleto de políticos y empresarios sin escrúpulos que cada vez representan, de mucho mejor manera, lo peor de nuestra naturaleza. Porque quienes dicen velar por la gente planean en contra de ella. Porque se gastan más recursos, de todo tipo, en crear armamento que en evitar el hambre. Porque la mayoría de la gente quedamos pasivos e indiferentes ante todo lo anterior… porque podría seguir argumentando incoherencias en esta noche de esperanza… y sí, también  porque hay un señor de rojo que sólo viene a casa de un pequeño porcentaje de niños privilegiados en el planeta… y sí,  porque muchos niños se preguntarán, porque yo lo hice cuando lo fui, ¿por qué Santa no visita a los niños pobres cómo el que pide limosna en un semáforo?... cuando te das cuenta, siendo niño, que mas que regalos navideños el mundo necesita una gigantesca reparación.

Cuando ves estas cosas… cuando sabes que tu “mundo perfecto” y aislado no está en realidad nada aislado, cuando te hieres por ello, cuando sabes que podrías y deberías hacer algo y no sabes exactamente qué es ese algo…

Cuando volteas y miras todas las incoherencias del mundo en el que vives y de las cuales eres parte… cuando entonces sientes sed, pero más que de esas pequeñas dosis de vida, de la verdadera fuente de vida…

Soy el hombre que debe ser fuerte, quien guía a tres jovencitos a quienes tiene que transmitir fortaleza. Pero cuando la fortaleza te falta y te pone a prueba, ¿a quien vuelves la vista?

Llega el momento en que te cuestionas, no si es que Dios existe en realidad, más bien si en verdad crees en Él como dices hacerlo.

Entonces pienso en ese maravilloso hombre y su venida, en la razón original del festejo de este 25 de diciembre. Comencé a conocerlo por un libro tan popular como ninguno otro… por la catequesis cuando niño y por el colegio en el que estudié y que impartía clases de religión. Pero lo conozco más por aquello que Él despertó en mi, que me hace ir en su búsqueda. Él trasciende la religión, es mucho más que todo eso... Su luz me estremece, su energía me enchina la piel cuando leo lo que de Él se escribió, de las maravillas que realizó, de sus actos, de su justicia, de su bondad, de su impresionante sabiduría.

Entonces llego a Juan 14:6 y no me cabe una sola duda: Él es, en verdad, el camino, la verdad y la vida. Todo ello emana de Él, y como Él mismo decía, de su Padre. Habrá quien considere que lo dicho acerca de Él tenga en mucho un toque fantasioso; ¿caminar sobre las aguas?, ¿devolver la vista a los ciegos?, ¿multiplicar panes y peces?, ¿resucitar a los muertos?... como fantasioso era pensar hace siglos en volar, salir del planeta, comunicarnos como hoy día lo hacemos… Muchos podrán decir que quizá su historia sólo sea un invento, que Jesús de Nazaret no existió como tal, que todo fue un mito creado por un grupo de gentes. ¡Pues bendito mito entonces!, el más hermoso que jamás haya escuchado… bendito mito que me hace vibrar, que me incita a creer y a buscar en mi interior el secreto del cual habla mi amado…

“Cuando a tu mundo le falte la esperanza, que la esperanza seas tú, pues la verdad esta en ti. Voltea dentro y busca ahí todo, hasta que nada te falte. Día a día, año tras año, vida tras vida, hasta que puedas decir, por ti mismo, mis propias palabras, hasta que las hagas vida en tu vida: yo soy el camino, la verdad y la vida.”
Anúnciate con nosotros
 
Heliopsis de Vida
 
La Perruquería de Juanis
 
El Buen Gourmet
 
 
 
 
 
 
 
Escribe tu comentario:
Otros artículos

Las zonas erógenas de tu chico según su signo

8 cosas que tu novio quiere en el sexo, pero no se atreve a decirte

¿Por qué los maridos nos desentonamos?

El tiempo, el recurso de los afortunados

10 tips de belleza para ella... y él

¿Por qué los maridos nos desentonamos?

bipolar

Animales en los Circos

Adán contra Eva

obesidad

 

Escríbenos tu opinión y/o sugerencia

* Nombre de contacto:

Se necesita un valor.

* Correo electrónico: Se necesita un valor.Formato no válido.
Comentarios o preguntas:
* Datos necesarios para enviar la solicitud
Regresar arriba
Apache 39        
Apache 39
Inicio ingeniería y maquinaria radio Síguenos en Facebook  
  Bienes Raíces revista    
  desarrollo humano revista ConstruEquipos AgroIndustriales - Establecida desde 1946
Copyright © 2019 Apache 39. Todos los derechos reservados.
Heliopsis de Vida Tecnologías de Información contáctanos