Inicio ingeniería y maquinaria Bienes Raíces desarrollo humano Tecnologías de Información Síguenos en Facebook
  Inicio       Estaciones de radio en tu negocio Heliopsis de Vida revista revista contáctanos  
Apache 39
José Manuel Guerrero Padilla

Contra Escila y Caribdis - Twoning

José Manuel Guerrero Padilla

revista@apache39.com
Regresar a Revista
Ver otros artículos de esta columna

"METAEconomia II: Crecimiento Económico, Duendes y Hongos Mágicos"

METAEconomía

El pronóstico de crecimiento del PIB, para este año, se reduce en 0.5%. Será de entre dos y tres por ciento. Lo dijo el gobernador del Banco de México. ¿Qué nos está diciendo con esto?

¿Crecer?
De ese dos o tres por ciento… ¿de a cuánto nos toca a cada quien? Sería muy ingenuo pensar que todos creceremos un tres por ciento. Y si la economía crece, en el mejor de los casos, ese tres por ciento (lo cual quiere decir que habrá un poquitito más de bienes y servicios qué consumir y dinero qué repartir), ¿seremos el mismo número de personas en el país como para distribuirnos ese tres por ciento y que no termine diluyéndose más por algún leve aumento en el número de personas?

Por supuesto que no todos crecerán un tres por ciento. Habrá quienes crezcan ese porcentaje, habrá quienes crezcan mucho más, quizá veintes por cientos, y para equilibrar las cosas, también habrá quien decrezca o pierda el veinte o más, dependiendo de los tamaños también. Porque no es lo mismo que una micro-empresa o un micro-empresario o un profesionista crezca un veinte porciento, a que lo haga una mega-empresa.

Para que el segundo hombre más rico del mundo lo sea, y que lo siga siendo por cierto, deberá crecer a, no un humilde tres por ciento anual, así no se puede mantener tan destacado lugar en la lista de Forbes. Él deberá tener tasas de crecimiento mucho muy superiores a esa. Y para compensar el crecimiento de un súper-gigante económico como lo es el señor Slim, además del de varios otros gigantes más en el país que logran seguir creciendo, tendrá que haber, por fuerza, quienes pierdan hasta la camisa para compensar las cosas y llegar a la tan anhelada y esperada meta de crecimiento del tres por ciento.

Es como el cuento de los duendes que vivían en bosque de los hongos mágicos. Este era un bosque que siempre daba un determinado número de hongos cada año, ni uno más, ni uno menos. En el bosque habitaban unos duendes que vivían de los hongos que los nutrían de lo suficiente para vivir bien. Un día estos duendes decidieron dejar de hacer la repartición de los hongos de manera equitativa y ahora lo harían de acuerdo a su gula. Entonces, al día siguiente, los duendes salieron a recolectar hongos, tantos como pudieran, sin importar lo que sus compañeros hicieran o necesitaran. Hubo unos cuantos que lograron acaparar una cantidad mayor a su dieta y, por lo tanto, hubo quienes solo pudieron tomar menos de los que acostumbraban comer cada día. Resultó que siendo mágicos los hongos, a quienes hubieron aumentado su ingesta normal, los hicieron crecer en esa proporción. Pero no sólo crecieron en tamaño esos duendes sino que además creció su necesidad de alimento. Al paso de los meses, esos duendes eran gigantes pues su tamaño les ayudaba a conseguir cada vez más fácilmente esos hongos mágicos y su dieta les exigía cada vez más de los mismos. Si esos gigantes querían crecer más, ese incremento significaba una tremenda cantidad de hongos adicionales, lo que para el resto de los pequeños era toda su dieta.

Así es, justo como en el cuento de los duendes y los hongos mágicos. ¿Quién en realidad crece? Y no obstante, la pregunta más importante y trascendental: ¿Qué es lo que crece o hacia dónde estamos creciendo?

La economía es útil para entender los aspectos económicos. ¿Y qué son, a final de cuentas, los aspectos económicos? ¿Tienen que ver los aspectos económicos con la felicidad y la realización humana? ¿Sí?, ¿no?, ¿no del todo?...

En el famoso PIB, que agrupa en términos de dinero a la abrumadora mayor parte de la actividad humana, hay que contabilizar un montón de mercancías y servicios, los cuales “deberían” representar el anhelo de felicidad humana. Casas, autos, computadoras, teléfonos, ropa, comida, hospitales, medicinas, carreteras, energía, cine y un montón de bienes y servicios más.  Junto con ellos, también hay que contabilizar un sinnúmero de cosas más que “ayudan” a que el ciclo económico se complete acorde al modo de vida del ser humano. Entre ellas están los comerciales en medios electrónicos, displayers, espectaculares, volantes, trípticos, protectores, envolturas, empaques, bolsas, cajas, etiquetas, tintas, etc. Gran parte de estos componentes de los productos que a diario consumimos, terminan en la basura tan pronto tenemos los productos en nuestro poder. Este PIB es de rápido deshecho.

En un país tan desigual y tan injusto como este, hay otro montón de productos/servicios que, lamentable, triste y absurdamente suman al PIB. Y aquí podemos contabilizar todo aquello que tiene que ver con la desconfianza que produce la brutal desigualdad y, en general, la proclividad a la negatividad y la estupidez humana. Todos los dispositivos de seguridad, desde los más simples como llaves o candados, hasta cámaras de seguridad, detectores digitales, contraseñas y algoritmos de encriptación, etc. Desde el gasto en armas, en seguridad privada, en alarmas, hasta el gasto público en policía, sistemas de justicia penal y cárceles, por ejemplo. Hasta lo más simple como los formatos de control en las empresas, firmas, autorizaciones, dobles revisiones, relojes checadores, etc. Y podría seguir listando más PIB inútil y costoso, y he menciono ya muchas cosas de las cuales no podríamos prescindir. Y no obstante no deja de ser cierto que mientras más necesitemos de todo lo anterior nuestra proclividad a la negatividad y a la estupidez humana es mayor. O poniéndolo en términos menos severos y más reales, nuestro nivel de consciencia sigue siendo bajo, en general.

Y aún más…
Nuestro nivel de consciencia y vida, y nuestra misma proclividad a la negatividad y la estupidez humana, nos lleva a enfermarnos más allá de los niveles aceptables y naturales (si es que se puede decir así). El sistema médico no es en realidad uno que potencie la salud humana (y no podría serlo jamás, habiendo nacido y crecido en los parámetros de esta civilización y su penosa proclividad), sino uno que pretende aminorar (en el mejor de los casos) los síntomas de esta civilización enferma. Entonces, contabilizamos además un montón de tratamientos y medicamentos (y todo lo que en ello se implica), muchos de ellos dudosos y poco efectivos, que en su intento de aliviar o atenuar la enfermedades humanas creadas por el estilo de vida de esta civilización, terminan agravando las calamidades con sus efectos secundarios. Y no termina ahí, así también nuestra actividad económica contabilizada en el PIB termina haciendo sus estragos y enfermando al planeta, para que entonces el ser humano dedique otra parte de ese PIB a intentar aminorar el mismo problema.

Entonces, además de toda esa basura que contabilizamos en el PIB, ¿qué más nos representa esa medida en términos de satisfacción y felicidad verdadera? Y a final de cuentas (y antes de seguir creciendo más de esta absurda manera) lo que vale la pena preguntarse es: ¿en qué es que buscamos crecer?, ¿qué tamaño es el que queremos incrementar, como seres humanos y como una humanidad entera?

Anúnciate con nosotros
 
Heliopsis de Vida
 
La Perruquería de Juanis
 
El Buen Gourmet
 
 
 
 
 
 
 
Escribe tu comentario:
Otros artículos

Las zonas erógenas de tu chico según su signo

8 cosas que tu novio quiere en el sexo, pero no se atreve a decirte

¿Por qué los maridos nos desentonamos?

El tiempo, el recurso de los afortunados

10 tips de belleza para ella... y él

¿Por qué los maridos nos desentonamos?

bipolar

Animales en los Circos

Adán contra Eva

obesidad

 

Escríbenos tu opinión y/o sugerencia

* Nombre de contacto:

Se necesita un valor.

* Correo electrónico: Se necesita un valor.Formato no válido.
Comentarios o preguntas:
* Datos necesarios para enviar la solicitud
Regresar arriba
Apache 39        
Apache 39
Inicio ingeniería y maquinaria radio Síguenos en Facebook  
  Bienes Raíces revista    
  desarrollo humano revista ConstruEquipos AgroIndustriales - Establecida desde 1946
Copyright © 2019 Apache 39. Todos los derechos reservados.
Heliopsis de Vida Tecnologías de Información contáctanos