Inicio ingeniería y maquinaria Bienes Raíces desarrollo humano Tecnologías de Información Síguenos en Facebook
  Inicio       Estaciones de radio en tu negocio Heliopsis de Vida revista revista contáctanos  
Apache 39
José Manuel Guerrero Padilla

Contra Escila y Caribdis - Twoning

José Manuel Guerrero Padilla

revista@apache39.com
Regresar a Revista
Ver otros artículos de esta columna
METAEconomia VII: Paridad Peso/Dólar… Somos Chiquititos

"METAEconomia VII: Paridad Peso/Dólar… Somos Chiquititos"

Hay cosas que a primera vista uno no logra entender en absoluto, pero después, una segunda lectura te hace reconocer tus circunstancias y las del mundo en el que vives. Desde 1995 hasta la fecha, nuestra balanza de pagos ha acumulado casi 174,000 millones de dólares a favor. Y así como este saldo ha ido creciendo, y su gráfica se aprecia con una sobresaliente pendiente, en el mismo periodo la gráfica del tipo de cambio también muestra una muy notable pendiente… negativa. Y piensas cómo todo este tiempo se han acumulado dólares que suman ya el equivalente aproximado a 3 veces la base monetaria del país, que no es poca cosa, y de pronto no entiendes bien qué sucede.

Entonces son 174,000 millones de dólares acumulados a nuestro favor en la balanza de pagos, desde 1995 a la fecha, que no le hacen ni cosquillas al dólar, pero solo basta una racha de huida de dólares, que no llegan a mermar nuestras reservas de manera nada considerable (en este periodo solo ha habido aumentos consecutivos en las reservas, de un año a otro) y el peso ya está de rodillas.

Cuando ingresas a la página web del Banco de México y buscas información relativa a las reservas y el objetivo que se persigue al acumularlas, puedes leer que el banco central señala que esta política monetaria (del manejo de sus reservas) tiene como fin el proteger el valor del peso… Pues sí, después de poco más de dos décadas de acumular dólares al por mayor, el resultado es que el peso se ha depreciado… un 70% de su valor. ¿Pues cuánto debimos haber guardado, entonces?, o ¿qué debimos haber hecho, para haber salido menos revolcados?

Pero ya centrados en nuestra realidad global, allí desde nuestra pequeñita aldea en las  orillas, no nos ha quedado otra opción. El petróleo se cotiza en dólares, las materias primas de igual manera, y por tal motivo muchos bancos centrales están llenos de ellos (el de China reboza de deuda estadounidense), pero por mucho más de lo que la, ahora enclenque, economía estadounidense pudiese respaldar. Y he aquí la lección: cuando el devaluado debes ser tú, más vale ser el mayorcito y tener un buen músculo nuclear armamentista para defender tu posición… ni quién te discuta cuando dictes las reglas del juego y le pongas precio a las cosas… o cuando asaltes a mano armada descaradamente a los demás… No, no fueron las armas de destrucción masiva lo que los llevo a invadir y a robar a Irak. Fue, además de mucho petróleo, la decisión de Saddam Hussein de comenzar a cotizar su crudo en euros. No, no fue que quisieran proteger a los libios de un dictador como Muamar el Gadafi, quien por cierto estaba logrando hacer de Libia el país más próspero de África. Su gobierno ofrecía servicios de salud totalmente gratuitos; la vivienda era considerada, por este dictador, como un derecho humano y su banco central, totalmente estatal, guardaba reservas en oro que sumaban 143 toneladas. Deseaba crear una moneda panafricana usando dichas reservas para respaldarla y así comercializar su petróleo. Entonces esta mujer, Hilary Clinton, pudo llegar hasta allá, y con la satisfacción y prepotencia de un saqueador, decir: “Vine, vi y él murió”.

Así es la historia… fuera de la propaganda y mal información que montan a través de los medios masivos al servicio de sus intereses.

Siguiendo con el tema, el mercado de divisas se ha convertido también, como casi todos los mercados financieros, en una gigantesca casa de apuestas donde la tenencia de enormes porciones de activos productivos (acciones y deuda de empresas) se ponen en la mesa del “Blackjack” especulativo, como fichas. La tenencia de la riqueza se ha acumulado en tan pocas manos que ha nacido otra economía mucho más poderosa y por encima de la economía real (la que en realidad produce bienes y servicios), y que con cada carta que tiran sobre la mesa, hacen temblar a esta última.

¿Libre flotación?  De esta manera el libre intercambio ya no es tan libre. Pesa muchísimo más un solo movimiento especulativo normalmente orientado en contra del peso, que cientos de transacciones dólar/peso que hacen posible el intercambio de bienes y servicios productivos.

¿Y cómo hacer que esta economía crezca? Una opción es el crédito. Si es para el pequeño empresario mexicano, están los bancos con esos intereses onerosos que además hablan del miedo a los fracasos de sus clientes, así como también los raquíticos apoyos del gobierno a las micros y pequeñas empresas. Aunque claro, si eres parte de la clase política, o tienes buena relación con ella, así sí que tienes acceso a hacer muy buenos negocios transando con privilegios, si te pones vivo. Lo mejor es traer empresarios extranjeros, así se garantiza que ese aumento en la base monetaria no termine convirtiéndose en inflación. Por eso se nos ha ofrecido, y nosotros lo hemos aceptado de buena gana, esa condición de país maquilador. Por ello el gobierno prefiere mejor traer a gente “capaz” de hacer negocios redituables y generar “verdadera” riqueza, y nosotros ponemos la mano de obra. Van por extranjeros que son tratados con tantas ventajas que cualquiera pensaría que son ciudadanos de casa. Tal vez no conozcan el país y ni poquito amor le tengan, como sí lo tendría un mexicano; pero ellos son los que traen los dólares y eso importa mucho más que el amor. Vienen a un país tan rezagado como el nuestro no por sus lindas playas, ni por su gente calurosa y amable; lo que los ha traído aquí es la promesa de una relación rendimiento/riesgo superior a la que obtendrían en cualquier otro país del mundo, así ello nos signifique mayor esclavitud moderna.

El gobierno de nuestro país nunca confío en su gente (bueno, capacidad para ello, ni para otras cosas, han mostrado), pero tampoco nosotros la hemos tenido con nosotros mismos. Por eso la educación, en su plan más ambicioso, se diseña y orienta hoy día para ofrecer un nivel técnico y no más. No nos pasó por la cabeza el que pudiésemos desarrollar una capacidad tecnológica propia y con ella buena parte de nuestra industria. Ni la educación ni la ciencia han sido la apuesta, jamás, como si lo fue en otros países como la India y China. No es que deseé que México se parezca a esas dos naciones, es que simplemente me hubiera gustado ver al país crecer y salir de su niñez prolongada, de alguna manera.

¿Y qué me dice todos esto? Sí, somos unos niños… y se nos ha pasado el tiempo y no hemos podido crecer. Teníamos, entre nuestros ancestros, unos que parecían mucho más sabios que nosotros hoy día, pero rompimos el lazo y sus consejos quedaron en el olvido. Continuamos sin mucho rumbo, mirando hacia arriba a los más grandes y tan solo soñando ser como ellos… solo pretendiendo parecernos a nuestro vecino el mayorcito. La vida se nos ha pasado y nuestro rezago se ha hecho muy grande. Hoy jugamos con los juguetes que los mayores diseñan, deseando no perder el favor que aún nos lleva a tenerlos. Nos vamos por las noches a dormir deseando que Dios nos cuide y proteja, pero la chispa divina que de Él llevamos dentro (nuestros talentos), los hemos desarrollado poco, los tenemos casi olvidados, en algún rincón de nuestro ser.

Nos han succionado nuestro valor, nos lo arrebatan en nuestras narices y no decimos nada… así como a un niño le quitan su paleta. Los niños tienen valor para cosas pequeñas, para sus juegos, pero no para las grandes, para eso hace falta mucha más fuerza y consciencia.
Nos hemos depreciado demasiado…
Hemos renunciado a ser…

Anúnciate con nosotros
 
Heliopsis de Vida
 
La Perruquería de Juanis
 
El Buen Gourmet
 
 
 
 
 
 
 
Escribe tu comentario:
Otros artículos

Las zonas erógenas de tu chico según su signo

8 cosas que tu novio quiere en el sexo, pero no se atreve a decirte

¿Por qué los maridos nos desentonamos?

El tiempo, el recurso de los afortunados

10 tips de belleza para ella... y él

¿Por qué los maridos nos desentonamos?

bipolar

Animales en los Circos

Adán contra Eva

obesidad

 

Escríbenos tu opinión y/o sugerencia

* Nombre de contacto:

Se necesita un valor.

* Correo electrónico: Se necesita un valor.Formato no válido.
Comentarios o preguntas:
* Datos necesarios para enviar la solicitud
Regresar arriba
Apache 39        
Apache 39
Inicio ingeniería y maquinaria radio Síguenos en Facebook  
  Bienes Raíces revista    
  desarrollo humano revista ConstruEquipos AgroIndustriales - Establecida desde 1946
Copyright © 2019 Apache 39. Todos los derechos reservados.
Heliopsis de Vida Tecnologías de Información contáctanos